Afirmar que la violencia contra la policía no puede ser espontánea revela el privilegio de alguien que nunca se ha sentido desprotegido ni vulnerado por el sistema. Y en ello va una ignorancia destructiva