O sea, que oscilamos entre los insolidarios que salen a la calle cuando no deben y los descerebrados que acosan a los padres con niños de capacidades especiales cuando salen a la calle porque no pueden estar confinados. De inteligencia emocional y empatía no vamos sobrados.